Una hermosa pesadilla para recordar

jueves, abril 16, 2015

Una mañana llena de felicidad, jugueteos y locuras de niños, entre agua fría y un inmenso lugar por descubrir. Una tarde de melancolía y recuerdos. Disfrutando lo que Dios nos regala cada día y sin que nos demos cuenta.

Mientras el sol nos regalaba una vista hermosa, el calor se disipaba por el frio de la noche y el regocijo de un dia hermoso, en donde la naturaleza nos brindaba su mejor abrigo, el cielo azul y una alfombra verde bajo nuestros pies... poco a poco... la historia tendría un giro inesperado.

La noche apretaba nuestros cuerpos y la muerte jugaba a la ruleta rusa. Luces de maquinas creadas industrial mente, que contaminan aquella brillosa y hermosa luna llena y un manto estelar lleno de incandescentes estrellas guiando un camino... un camino a la tempestad.

Y de un momento a otro, sin avisar... el juego de la ruleta rusa me regala un comodín para alargar el tiempo de vida de alguien... y debo decidir, porque yo seguía en el juego de la vida. Decidiendo tomar ese comodín... de una manera inocente... tomando su mano... veo la muerte sacando su guadaña y ejecuta su ultima jugada... el cielo se convierte en asfalto... en un forro de fieltro y gamuza, ocultando el acero... el ruido ensordecedor de ese mismo hierro arrastrándose... doblándose... el sonido de los vidrios rotos... volando sobre esos cuerpos que se movían por la energía natural... de la física.

Gemidos de dolor, llantos... gritos de angustia... lagrimas e impotencia... las luces se convierten en dos colores... esos azules y rojos mezclándose en formas circulares... la sangre volviéndose una decoración rojo carmesí sobre mis manos... mientras la muerte... con su sonrisa eterna... balbucea y me señala su jugador vencido... y entre esas vidas... que siguieron en su juego entre vida y muerte... puedo ver quebrándose el mas fuerte muro... convirtiéndose en el extenso muro de los lamentos... ojos llenos de dolor y sufrimiento... para solo recordarnos que debemos seguir jugando.

Recordando esas luces... pasando sobre mi... esas caras desconocidas, esos héroes sin nombre que valientemente y sin ninguna glorificación, nos otorgaron de sus inexistentes poderes... para que siguiéramos nuestro juego. Todo cambio desde ese día, desde ese acontecimiento.


Mientras... nosotros... yo... después de 365 días... sigo con mi mente enfocada en esa... pesadilla para recordar.


Si algún día llego a verte por la calle, no agacharé la mirada, no miraré a otro lado. Haré frente al destino y te veré de su mano al igual que alguna vez estuviste de la mía. No se que vaya a pasar conmigo, tal vez el corazón se me quiera salir, quizá la nostalgia me invada por dentro en aquel momento. Pero no... no me iré, tan solo dispararé una de esas sonrisas que dicen adiós.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada